"Nadie puede volver atrás y comenzar de nuevo, pero cualquiera 
puede comenzar hoy mismo y hacer un nuevo final"

Mary Robinson

 

¡Hola!

A lo largo de tu vida, te has adueñado de costumbres o hábitos que lo único que hacen es hacerte daño y machacarte día a día, a ti y a las personas de tu alrededor. Son actos, actitudes, ideas confusas que impiden que tu camino esté libre de malos rollos. Y querido lector… esto pasa única y exclusivamente porque tú lo estás permitiendo.

¡Ja! Pensaréis, cómo voy a querer yo estar mal. Casi sin darte cuenta estás haciendo cosas en tu día a día que no te permiten estar bien contigo mismo y te está impidiendo tener tiempo de felicidad con los que más quieres.

Así que, lee atento y dime después del post si estás de acuerdo o no, y te sientes identificado con alguna de las siguientes cosas que debes dejar de hacer ¡YA!

No te sientas culpable por hacer lo que te hace feliz.

Muchas veces nos centramos en cubrir las expectativas de otras personas. No has venido a este mundo a vivir los sueños de otros, ni siquiera de tus padres, pareja, hijos… Es algo que debes resolver tú y solamente tú. Cree en tus expectativas, escucha lo más profundo de tú corazoncito y tú ser, te está susurrando a voces hacia donde debes caminar.

No cometas el error de hacer algo en tu vida porque hagas feliz a otra persona. Al fin y al cabo nunca conseguirás hacerle feliz porque la persona principal, que eres tú, no lo es.

 

Deja a un lado las lamentaciones y las penas. Cultiva tu optimismo. 

Es que no me sale nada bien. Es que hay que ver, todo me viene mal. Jolín, ójala y yo hubiera tenido esa suerte. ¡Madre mía nunca acierto! Jo, porque lo hago todo mal. No aprenderé nunca.

BLA-BLA-BLA

Aléjate de las situaciones que solo te traen dramas y preocupaciones. Céntrate en esas cosas positivas que te ocurren y que continuamente suman a tu vida. ¿De qué te vale encerrarte en ti mismo? Te estás preocupando por resolver problemas que puedes evitar.

Párate a pensar un momento en todo el tiempo y energía que estás perdiendo y que ¡no va a volver!

 

¡No tengas miedo!

Lee atento, si lo único que quieres es ganar fuerza y confianza en ti mismo, ponle cara a tu miedo. Atrévete a cambiar  y crecer como persona. El miedo es el camino más fácil para llegar al fracaso. Confía en ti, en tus aptitudes e intenta lograr ese sueño o propósito.

Desde que Fernando y yo terminamos nuestros estudios el miedo al fracaso ha reinado en nosotros. Es un sentimiento, que si no controlas, puede apagarte poco a poco. Ahora que me enfrento a otra situación de la vida, hay momentos que el miedo me vuelve a inundar… Y claro que es difícil sacarlo de tu corazón, pero créeme, hacerlo a tiempo te libera de una presión en el pecho que te llena de tranquilidad y optimismo. ¡Ánimo!

 

No pretendas gustar y complacer a todos. 

Uy uy uy… Tocamos terreno pantanoso… Una cosa está clara, no podemos gustarle a todo el mundo. Y a mí me ha costado horrores aprender esto, de hecho estoy en proceso de aprendizaje. Y en cada situación llego a la conclusión que no importa qué hagas o cómo lo hagas, siempre habrá alguien decepcionado contigo, de una manera u otra. Pero qué le vamos a hacer, ¡la diversidad de opinión existe!

Y atento a este secreto, es imposible agradar a todo el mundo. Lo único que tienes que hacer es seguir tu verdad, creer en ello y vivirla a tu manera.

Así que, libérate también de esta fea costumbre. ¿Lo notas? La tranquilidad está entrando en tu corazoncito 🙂

¡No te distraigas! Disfruta los momentos con esa persona especial.

¡Disfruta! Que palabra tan bonita. Observa esos pequeños momentos junto a esa persona que están cargados de amor. Este punto lo tengo más que conseguido. Siempre he sido muy observadora y detallista. Y esto me hace que directamente disfrute de cada pequeño detalle de mi vida. Hasta me emocioné recordando cosas bonitas que he vivido. (Lo de emocionarme lo tengo en mi día a día, sentimentalismo a tope.)

·Disfruto de la pizza de los lunes. (todos los lunes cenamos pizza casera para vivir con más ánimo el comienzo de la semana)

·Adoro nuestras largas e intensas conversaciones. En las que la opinión no siempre es la misma, estas me gustan especialmente. 

·Pienso en cada momento en la suerte que tenemos de estar el uno junto al otro.

·Desde que las siestas no las echa en casa, recuerdo cada tarde sus males despertares.

·Me río mucho cuando está de mal humor porque tiene hambre. Me río con cariño.

···

No abandones a tu persona especial, mima y disfruta de cada momento junto a él. Es precioso echar de menos reírse con él, aunque haga apenas unas horas que le viste.

 

Que no te preocupe lo que el resto del mundo piensa de ti.  

Uy, uy… Que mal llevo este tema. No debemos tomar las cosas demasiado personales, aunque realmente lo esté pareciendo. No puedes cambiar todo lo que la gente ve de ti, cómo te tratan o lo que dicen de ti. Lo único que puedes cambiar es la importancia que tú le das. Tienes que valorarte y ser una persona segura de ti misma. ¡Vamos a intentarlo juntos!

 

¿Personas negativas? ¡Fuera!

Aléjate de ellos. No permitas que duden de tu capacidad de cumplir tus sueños. Son personas que pueden hundirte más de lo que estés percibiendo en ese momento. Lo mejor que puedes hacer es alejarte en la medida de lo posible, no confiar en sus pensamientos o consejos y tener una actitud siempre positiva y optimista frente a ellos.

 

No extrañes lo que no tienes. Deja de quejarte. 

Seguramente hay muchísimas cosas que desearías tener y diariamente te quejas de ello. Pues creo que es momento de que pares. Si, si. Porque antes de juzgar al mundo entero porque no te da lo que tanto anhelas, recuerda, hay muchísimas personas que nunca podrán tener lo mismo que tú.

Las personas que no aprecian lo bueno que tienen en su vida, siempre se sienten insatisfechos y por tanto nunca podrán encontrar la felicidad.

 

Deja a un lado el estrés de tu día a día.

¡Claro! Y ahora viene Ana a decirme que deje el estrés diario… ¡Cómo si fuera tan fácil!

Debes intentarlo. Organiza tus tareas diarias para evitar perder el tiempo en cosas sin importancia. Toma unos minutos para reflexionar, descansar y recargar energías. Te hará ser más eficaz en tu día a día.

¿Realmente te vale la pena vivir para realizar tus obligaciones diarias? A mi desde hace un tiempo, no. Es muy necesario cuidarte y mimarte. Siempre puedes sacar unos minutos de descanso que podrás invertir en algo que te aporte felicidad.

 

Errores. ¿Quién no los ha tenido alguna vez?

¡Qué levante la mano aquella persona que no se haya equivocado alguna vez! Uy… parece que no hay nadie por aquí. ¡Claro! Equivocarse es lo mejor que podemos hacer en nuestra vida. Cuanto más caigas más cerca estarás del éxito o tu propósito. Tus errores deben ser tu motivación para continuar. Las experiencias negativas solo hacen que en el futuro sean experiencias positivas.

 

Deja de no creer en ti mismo. ¡Vales mucho!

Pues sí, la confianza en ti mismo es el arma más poderosa. Inmediatamente conseguirás ser más eficaz en tu trabajo, con tu familia, con tu pareja. Es imprescindible que confíes en ti, en tu manera de resolver los problemas, en la forma que tienes de vivir tu día a día.

Así que, deja de dudar en ti mismo, deja de dudar de quién eres y de lo que eres capaz. Deja de compararte, para un segundo. Comparandote, nunca llegaras a ser quien debes ser. Hoy solo quiero que seas tú, y empieces a brillar. Solo tú.

mejor version.jpg

 

Y tú, ¿Tienes alguna de estas feas costumbres?

 

Que tengáis un Feliz viernes. Con esto, declaro oficialmente inaugurado… ¡El fin de semana! ¡Hasta pronto!

cropped-oc_circular-e1485688413607.jpg

Escrito por:Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s